Sin duda la mejor opción para tu hamaca BabyBjörn.  Con este accesorio dotas de funcionalidad a tu hamaca y deja de ser un objeto estático para convertirse en un elemento funcional que te permite acompañar a tu bebé en infinidad de situaciones.

Te ayuda en el teletrabajo al cuidado de tu bebé y simplifica y facilita la tareas de los abuelos que, en múltiples ocasiones, son quienes se encargan del cuidado de tu bebé.

Fabricado en Zamak y pintado con pintura 100% ecológica, se ha convertido en un accesorio indispensable.
 

¿Qué resolvemos?

Con nuestro sistema conseguimos transformar la hamaca en un elemento dinámico que nos facilita el transporte del niño en el interior de la casa de manera ágil, segura y sencilla. El niño va adquiriendo peso durante su desarrollo y cada día que pasa, se hace más pesado el poder cambiar de lugar la hamaca con el bebé, sin alterar su situación que es muy confortable y segura.

Con nuestro sistema, solventamos las situaciones de cargar, arrastrar o empujar ya que, con un pequeño gesto, deslizamos la hamaca sin que esto suponga un esfuerzo físico y psicológico ya que no  perdemos nunca de vista al bebé. Nuestra solución es ideal para las siguientes situaciones:

  • Trasladar la hamaca con el peso del bebé desde una ubicación a otra dentro de la casa arrastrándola por el suelo.
  • Coger la hamaca por un lado y llevarla a la zona que deseamos de la casa y después llevar al bebé.
  • Cargar el bebé con un brazo (esto es posible cuando son pequeños y tienen poco peso) y con el que queda libre cargar con la hamaca.
  • El bebé en muchas ocasiones se queda dormido en la hamaca y a la hora de desplazarlo a una zona de más confort para preservar su sueño, nos encontramos con la dificultad de que se despierte arrastrándolo o teniéndolo que coger de la misma hamaca.

Nuestro producto  solventa este tipo de problemas haciendo que la hamaca sea más ergonómica para los cuidadores que cuidan de los bebes. Hablamos de cuidadores en general, ya que hoy en día el cuidado de nuestros hijos queda la mayoría de las veces en manos de abuelos, escuelas infantiles, tíos…, e incluso en madres que acaban de tener una cesárea, padres que tienen obesidad o algunos padres o familiares que van en silla de ruedas.

 

¿A quién nos dirigimos?

A continuación, especificamos los cuidadores que más se pueden beneficiar de este innovador accesorio:

  • Cualquier papá o mamá que tenga la hamaca Babybjörn Bliss y no quiera perder de vista a su bebé en ningún momento del día, sin necesidad de cargar peso. Por ejemplo en la ducha, haciendo la comida, jugando en el salón, etc.
  • Los abuelos: la mayoría de ellos por su edad avanzada tienen menos fuerza, suelen presentar dolores de espalda, lesiones lumbares, artrosis, artritis…
  • Mamás con cesárea y/o episiotomía: muchas de las recién estrenadas mamás sufren durante un tiempo las secuelas del postparto. La recomendación es que carguen poco peso, se flexionen lo menos posible.
  • Cuidadores con sobrepeso: son candidatos ya que presentan mucha fatiga cuando se tienen que agachar, cargar peso o realizar alguna resistencia o fuerza.
  • Padres o familiares con movilidad reducida: debemos tener en cuenta que hay padres o familiares que por accidentes, patologías o enfermedades se encuentran en una silla de ruedas y les encantaría formar parte del cuidado del nuevo miembro de la familia, con este accesorio es posible que participen.
Con esta mejora la hamaca es más sencilla de deslizar por el suelo (siempre hablamos por recomendación del interior de las casas). Cuando queremos que la hamaca mantenga su esencia, las ruedas disponen de un sencillo sistema de freno para que la hamaca siga siendo estable y el bebé se pueda auto balancear.

Somos Ecológicos y Sostenibles.

Fabricado en Zamak y pintado con pintura 100% ecológica, se ha convertido en un accesorio indispensable. El zamak puede reciclarse indefinidamente sin perder su pureza o sus propiedades o sus cualidades intrínsecas. El 90% de las aleaciones de zinc se reciclan. Además, el zamak moldeado produce muy pocas emisiones al aire y al agua. Su consumo de energía es también muy bajo. Se desintegra en agua de mar, no se produce a partir de hidrocarburos, por lo que no aporta ninguna contaminación. Es por esta razón que muchas empresas están modificando sus productos eliminando las piezas de plástico por piezas de zamak o zinc, de esta forma, además de contribuir al medio ambiente están tomando conciencia de la importancia de la economía circular para tratar de invertir el deterioro y la contaminación de nuestro planeta.